viernes, 31 de enero de 2014

Hibernar me cuesta

Me cuesta no poder estar más a menudo por aquí. No me queda otra que seguir hibernando con este paseo musical. Gracias por la visita. Besos :).

Sade, By Your Side [4:26]

Dido, Thank You [3:14] 
         Here With Me [4:06] 

She, Charles Aznavour [2:41]
        Elvis Costello [3:09] 

Rod Stewart, The Way You Look Tonight [3:41] 

Emmy Rossum, These Foolish Things (Remind Me Of You), Vignette [1:32] 
                                                                                           Official Audio [4:10]

sábado, 25 de enero de 2014

Hibernando aún

Toca seguir hibernando, mejor si es con música, lo que queda. Mucha suerte de la buena a todxs :).

Billy Joel, Piano Man, 1973 [6:17]
                Just The Way You Are, 1977 [5:07]

Kim Carnes, I'll Be Here Where The Heart Is, Flashdance, 1983 [4:43] 

Sting, Moon Over Bourbon Street, The Dream Of The Blue Turtles, 1985 [4:00] 
          La Belle Dame Sans Regrets, Mercury Falling, 1994 [5:21]

Tracy Chapman, Talking About A Revolution, 1988 [2:52]

REM, Everybody Hurts, 1992 [5:13]

Neneh Cherry & Youssou N'Dour, 7 Seconds Away, 1994 [4:31]

martes, 21 de enero de 2014

Sigamos con la música

Buena parte de los de la entrada anterior y algunos otros temas de los 60 y los 70, así como el de hoy, los escuchaba de niña en casa de mis padres. Creo que nunca los había nombrado explícitamente aunque evidentemente me he referido a ellos. Si no te gustaba la música que ponía mi padre, ya podías irte de casa. Como él no solo lo permitía sino que además invitaba a hacerlo, yo de vez en cuando me iba y otras veces me quedaba. Por una vez y sin que sirva de precedente diré que él, entre otras cosas, diseñó y montó el sistema de sonido del pabellón cubano en la Expo 70 celebrada en Osaka, Japón. Eso y su viaje a Brasil cuando yo era más pequeña, en la época en que me empeñé activamente en ser pirata, lo que me costó una clavícula rota (¿se comprende ahora lo de “filibustera”?), creo que me marcaron bastante. 

En el verano del 70 no tuve mejor cosa que hacer que coger sus libros y cassettes y entretenerme en estudiar el curso de japonés-inglés e inglés-japonés con el que él había aprendido un poco, pero como yo tampoco sabía inglés, estudiaba con un diccionario inglés-español. Si me aburría de los idiomas intentaba leer música y tocar un armonio que él recogió en no sé dónde y que a ratos arreglaba un poco. A veces me tocaba ir al trabajo de mi padre y me ponía a clasificar resistencias, condensadores y otros componentes electrónicos (así es que a los diez años ya me sabía el código de colores de las resistencias). Me gané que mi padre me llevara como ayudante a las clases de acústica y sonido que impartía a un grupo de estudiantes de último curso de ingeniería, a quienes también dirigía los proyectos de fin de carrera. Yo era la que pasaba las diapositivas, y también podía dormir en las clases o jugar con los alumnos, con algún que otro regaño. 

Después de aquel verano, en Septiembre, mi madre me apuntó a clases de inglés con una cuban-american (tendría que escucharme decirlo :)) de quien tengo unos recuerdos fantásticos. Al ser la más pequeña y por todo lo que se chismeaba en inglés, ni se imaginan la de cosas que aprendí ;). En alguna época, años antes de eso, me tocó ir algunos días a las clases de Geografía de mi madre. Recuerdo que tenía un libro que me encantaba: “La tierra y sus recursos” de Levi Marrero. Algunas veces me tuvo que regañar y castigar por alborotar a sus alumnos y ponerme a jugar a la pelota en un pasillo. Fue bibliotecaria muchos años y le gustaba mucho dar charlas sobre arte, pintura, arquitectura, literatura. Tenía (o tiene, no sé, hace años que no la veo) una memoria prodigiosa. 

Pero entre medias, lo mismo intentaba hacerle ropa a muñecas y muñecos, que una batería con latas y que formaran un combo. A día de hoy sigo sin saber si uno que decidí que era un muñeco era una muñeca según los fabricantes. Y si se me rompía algo, antes de lograr pedirle al progenitor que me lo arreglara, ya este me estaba señalando el cajón de las herramientas para que lo arreglara yo misma (lo contrario a lo de la niña del anuncio me lo arregla todo todo y todo). 

Ya saben lo de “filibustera” y más cosas sobre mí. Ahora lo de “solo”. Viene de donde mismo vendría que Lorena Rodríguez se hiciese llamar “loro”, o Galia Torrevieja fuese “gato” o Sara Pontejos “sapo” o Valeria Castilla “vaca” o Telma Taboada “teta” o Petra Domínguez “pedo” o Candela Castroviejo “caca”. ¿Suficiente? Una cosita más: solo no se acentúa. Desde la publicación de la Ortografía de la lengua española de 2010 es indiferente si se trata de un adverbio o de un adjetivo. 

Esta entrada la he escrito de madrugada, después de llorar a moco tendido en medio de bártulos a medio hacer y buscar algo que me gustaba mucho. Hacía más de veinte años que no oía a Hubert Laws, no sabía ni cómo se llamaba el disco, ni las canciones, solo recordaba la época y la música. Y me acabo de dar cuenta de la coincidencia. Resulta que se llama “Crying Song”. Y ahora … se acabaron mis historias por un tiempo, así es que sigamos con la música que tengo un asunto pendiente con Blau :).

            La Jean [2:32]
            Love is Blue [3:26]
            Crying Song [2:15]
            Listen to the Band [3:24]

domingo, 19 de enero de 2014

Hibernando en la cuesta

Mientras pasa el invierno en esta cuesta, dejo aquí un paseo por algunas de las primeras canciones que me gustaron, sin repetir aquellas que anteriormente he “enlazado”.
Gracias por la visita y besos a todxs :).

Sergio Mendes & Brasil 66, Mais Que Nada [2:58]
                                            Agua de Beber [2:30]
                                                          Berimbau [3:08] [3:14]

Kathy McCord, Album Kathy McCord, 1969, Velvet Smile [3:30]
                                                                       Baby James [3:20]
                                                                       For You, Child [3:11]
                                                                       The Love Flow [3:05]

Barry Manilow, This One's For You [3:12]

jueves, 16 de enero de 2014

Libro ilustrado con clase

Contra todo pronóstico, tras recibir (insistentemente) el anuncio por diferentes vías (email, oral, …), he llegado a tiempo a y regresado sobria sana y salva de la presentación del libro pornortográfico “Tus faltas de ortografía hacen llorar al niño Dios” en La Fábrica, hoy Jueves 16 a las 20:00. La presentación ha consistido en una clase magistral impartida por la profesora orDña. Sabina Urraca, también conocida como Sopapo, autora de tan ilustrado libro. Antes de comenzar a beber cubatas la clase, un chico dio un traspié y cayó sobre mi lado izquierdo (ese brazo, lo único que no me dolía, ya me duele :)), supongo que haciendo honor así a lo del Sopapo (además, yo es que soy cobaya colaboradora de Murphy).

Dos alumnas y dos alumnos, respondiendo a la amable petición de Dña. Sabina, escribieron en la pizarra lo que ella dictó, auxiliada en todo momento por dos de sus más estrechos y fieles colaboradores, quienes no dudaron en despojarse de sus vestimentas y prestar sus cuerpos para enseñarnos mejor la lección. Así todos los allí presentes pudimos aprender a escribir correctamente palabras como libido y lívido o vulva y bivalva, entre otras tantas, en correspondencia con y según el contexto. La mayoría de los alumnos colaboradores recibieron ilustradísimos diplomas atados con lazos rojos. Una alumna tuvo el grandísimo privilegio de tomarlo con su propia boca del cuerpo de uno de los colaboradores, mientras que otro alumno pudo compartir en privado con ambos.
Al final, y como no podía ser menos en un evento de tamaña clase, la Urraca ilustradamente dedicó y firmó ejemplares de su libro a sxs admiradorxs allí presentes quienes casi caímos rendidos a sus pies (algunxs más que otrxs tras los cubatas). Un detallazo de la Sopapo es que antes de firmar preguntaba qué (ilustración) querías o preferías (abrumada por la emoción no recuerdo la palabra precisa). Con el permiso de Sopapo, tras un ff ip (fugaz y fructífero intercambio de palabras ;)), dejo aquí la prueba de mi preferencia que estuve allí.

Me pongo la fecha y hora pasadas aquí porque me parece un libro muy ilustrado, además de necesario en estos tiempos que se corren, con lo de las nuevas tecnologías y las lenguas, por si alguien quiere verla (aunque oí decir que dará otra clase de Sopapo) y consigue regresar del futuro y/o al pasado. Esto último me parece que ya está ocurriendo, o la noche me confunde el olor que sale del wertedero y lo del tío Alboroto. Lo del enlace a la canción es para terminar con música suave, para bajarme los humos y enfriarme que si no no podrán ayudarme los bomberos y quizás pisen las mangueras los mismos que reparten sopapos con grandes faltas, no solo de ortografía.

Sopapo Show: Tus Faltas de Ortografía Hacen Llorar al Niño Dios (Resumen) [6:39] 
Sopapo Show: Tus Faltas de Ortografía Hacen Llorar al Niño Dios (Completo) [27:40]