miércoles, 27 de noviembre de 2013

De este mundo

“… Y comprendía, ahora, que el hombre nunca sabe para quién padece y espera. Padece y espera y trabaja para gentes que nunca conocerá, y que a su vez padecerán y esperarán y trabajarán para otros que tampoco serán felices, pues el hombre ansía siempre una felicidad situada más allá de la porción que le es otorgada. Pero la grandeza del hombre está precisamente en querer mejorar lo que es. En imponerse Tareas. En el Reino de los Cielos no hay grandeza que conquistar, puesto que allá todo es jerarquía establecida, incógnita despejada, existir sin término, imposibilidad de sacrificio, reposo y deleite. Por ello, agobiado de penas y de Tareas, hermoso dentro de su miseria, capaz de amar en medio de las plagas, el hombre sólo puede hallar su grandeza, su máxima medida en el Reino de este Mundo.”

El reino de este mundo de Alejo Carpentier 

Kesse Ye Lolo De Ye, Stevie Wonder, Journey Through the Secret Life of Plants (Vol. II) [3:00]
Ecclesiastes, Stevie Wonder, Journey Through the Secret Life of Plants (Vol. II) [3:50]
Finale, Stevie Wonder, Journey Through the Secret Life of Plants (Vol. II) [7:03]
 

viernes, 22 de noviembre de 2013

Nómada

Barbra Streisand interpreta “Somewhere”, del musical “West Side Story” compuesto por Leonard Bernstein [4:30]

Fragmentos de un comentario que dejé en otro blog.

Creo que desde los once años lo máximo que he estado viviendo en algún sitio han sido cinco años y medio. Recuerdo que el 98 fue especialmente duro (además de por decisiones vitales y sus consecuencias), me mudé cinco veces y dormí en el suelo sobre una manta en pleno invierno sin calefacción durante tres meses, rodeada de cajas con varios kilos de libros y papeles, aún así tranquila y feliz.

Hasta entonces tenía un respeto casi sagrado por cada cosa que alguien me regalaba, no tanto por su valor material sino porque ese objeto representaba a esa persona, a la que probablemente no volvería a ver en mucho tiempo. Tantas mudanzas y cajas cargadas, tantos objetos sin “sello sentimental” regalados y tantos kilómetros de idas y venidas me fueron llevando a la conclusión de que lo mejor que puedo hacer con algo que me gusta mucho, si le gusta a alguien a quien medianamente aprecio (o ya puede que ni eso), es regalárselo.

Desde hace tiempo le pido a mis amigxs que vienen a visitarme (especialmente desde otros países) que, por favor, no me traigan nada de regalo, que se traigan a ellxs mismxs con besos, abrazos y sonrisas. Como recompensa por ser tan buenxs y correspondiendo a sus deseos de llevarse libros, les voy regalando los míos. Aún me quedan los técnicos (que son muchos) y algunos preferidos. Sí, porque desde hace meses (“años” se puede decir ya) vivo yéndome de nuevo no sé muy bien a donde. Quizás sea porque aún no he logrado llegar a los 20 kg de libertad con paz y tranquilidad.

Los de mi “tribu nómada” (y los que quedan en el pueblo) solemos despedirnos con un “cuídate mucho” seguido de las palabras que toquen, pero siempre “cuídate”. A veces, cuando la despedida es “de cuerpos presentes” que pasarán a ser “cuerpos ausentes” por tiempo indefinido, en mi cabeza resuena de fondo una melodía y dos palabras “… someday … somewhere …” que significan ¿volveremos a vernos? Creo que nos pedimos cuidarnos por aquello de conseguir vivir suficiente tiempo, mucho tiempo, como para volvernos a ver, antes de irnos definitivamente.

Dedicado a mis amigxs de mi tribu nómada.

The Way We Were,
canción compuesta por Marvin Hamlisch, Alan Bergman y Marilyn Bergman para la película homónima dirigida por Sidney Pollack y protagonizada por Barbra Streisand y Robert Redford [3:44] 
Barbra Streisand, Memory, del musical “Cats” compuesto por Andrew Lloyd Webber [3:48]