martes, 15 de octubre de 2013

De Ada, Marie y Amelia

Comfortably Numb, Pink Floyd [6:25]

Como he referido recientemente, este 15 de Octubre se celebra el Ada Lovelace Day (ALD), pretendiendo así destacar las aportaciones de mujeres en ciencias, tecnología, ingeniería y matemáticas (science, technology, engineering and mathematics, STEM). Aplaudo la presente celebración y creo que podríamos hacer más celebraciones de los logros conseguidos por mujeres, otros días, en torno a otras féminas y campos, además del STEM. Y retomando la petición original que dio lugar a la primera celebración del ALD, dejo aquí esta nota anecdótica y personal sobre tres mujeres: Ada Lovelace, Marie Sklodowska-Curie y Amelia Earhart.

En varias ocasiones, cuando alguien me ha contado sobre Augusta Ada King o la hija de Lord Byron o Ada Lovelace, he comentado que (¡claro!) que sabía quién era desde hace (muchos) años y he relatado una anécdota juvenil, pero creo que no he convencido. El repasar escritos recientes sobre la introducción de la programación en la escuela me ha llevado a intentar (de)mostrar lo que propició mi interés por Ada hace unos cuantos años. Así es que adjunto la imagen de la página 11 del librillo “Computación y Matemática en la Escuela”, editado por el MINED (Ministerio de Educación), la Escuela (Vocacional) “Lenin” y el CID (Centro de Investigaciones Digitales) de Cuba en 1975. El tercer párrafo de esta página se refiere a Ada Lovelace. En esa escuela (“vacacional” le llamábamos jocosamente) en la que estudié se introdujo “Computación” como una asignatura más en el curso 1973-74 (para mí era 8vo, enseñanza secundaria, 13 años). Desde 10mo grado (curso 1975-76) me tocó trabajar en la línea de ensamblaje/montaje de mini-computadoras, lo que me llevó, además, a aprender algo de electrónica analógica y digital, empezando esta última por el álgebra de Boole.
Si alguien me pregunta por el nombre de una investigadora científica, el primero que viene a mi cabeza es el de Marie Sklodowska-Curie. En los últimos días se han anunciado algunos de los Premios Nobel de 2013, y cabe destacar que Marie Curie continúa siendo la única persona que ha obtenido dos Premios Nobel en disciplinas diferentes, Física en 1903 (compartido con su esposo Pierre Curie) y Química en 1911. Durante muchos años tuve a mano, en mi libreta de laboratorio, pinchado en el corcho o en el cajón de la mesa de trabajo, una foto de Marie que había recortado de una revista a principios de los 90, como un talismán. En 2002 estuve unos pocos días en un seminario en el Instituto de Biocibernética de la Academia de Ciencias de Polonia. Durante el rato que paseamos por Varsovia nos acercamos hasta la casa en la que nació y como no se podía otra cosa, le hice una foto (con mi cámara analógica) a la fachada.

Algunas personas saben que me encantan los aviones y pocas que si después de darle muchas vueltas no estudié electrónica de aviones (aviónica) fue porque la academia no admitía mujeres (¡en 1978!). Me habría encantado ser piloto pero casi que no era posible y tenía que ser militar. Así es que, como era de esperar, me llama la atención la vida de la aviadora Amelia Mary Earhart, la primera mujer y segunda persona que atravesó el Atlántico en solitario, en mayo de 1932. Desde hace unos meses (debido a una foto que me recordó a AME), de vez en cuando leo algo sobre su vida. En los últimos días he visitado la exposición “online”que recoge parte de lo expuesto desde el 1 de marzo hasta el 28 de mayo de 2010 en la Purdue University, en donde desarrolló actividades desde 1935. Entre los documentos personales que se pueden consultar se encuentra la interesante carta que Amelia escribió a su futuro esposo, George P. Putnam, horas antes de contraer matrimonio, el 7 de febrero de 1931 (cuya traducción se puede leer en el blog de un conocido físico español). Un detalle curioso que he notado es que durante varios años (1930-1935) renovó su permiso como piloto cada 15 de octubre. Amelia y el piloto navegante Fred Noonan desaparecieron a principios de junio de 1937, durante su segundo intento de circunnavegar la Tierra por el Ecuador. A pesar de los esfuerzos por encontrarles, su desaparición continúa siendo un misterio sobre el cual mucho se ha especulado, inclusive recientemente.

Amelia Earhart's 115th birthday - Google Doodle [HD] [0:52] 
Amelia - Trailer en español [1:49]

miércoles, 2 de octubre de 2013

Última sesión

Hace unas semanas, quizás un par de meses, mi hermana me llamó un día para decirme que estaba pasando en ese momento frente a lo que quedaba (las ruinas) de un cine al cual yo solía llevarla cuando éramos pequeñas. Entre ella y yo hay ocho años de diferencia y cuando yo tenía diecinueve me fui a otro país, así es que si ella lo recuerda, supongo que ella tendría entre cinco y once años. Quizás ella sentía en ese momento que me llamó algo parecido a lo que yo he sentido hace unos minutos cuando me he enterado de que el Cine Renoir de Cuatro Caminos ha cerrado definitivamente. 

He sentido que he perdido algo muy cercano, que (unos malos muy malos de esta película tan personal que es la vida) lo están destrozando todo (en su propio beneficio). Casi he llorado mientras miraba las fotos en un periódico y me he puesto a escribir esto. Hacía justo un rato estaba pensando en ir al Renoir Cuatro Caminos a ver en versión original “Gravity” cuando la estrenaran en pocos días, y pensaba que allí sería en donde vería “La vida de Adele” a finales de este mes. Y allí era a donde a cada rato pensaba que iría a ver alguna película pero no lo hacía, a pesar de las ofertas para los socios y de los precios del día del espectador, porque llevo tres años y medio en el paro. Las pocas veces que me he permitido ir al cine, cual gran acontecimiento (casi siempre pensando en un documental de los sesenta, “Por primera vez”, sobre la primera vez que los habitantes de un pueblito de la sierra de una isla larga vieron una película), han sido casi todas al Renoir Cuatro Caminos (por ej. “Habitación en Roma” y “Cisne Negro”) y alguna vez al Verdi de Bravo Murillo (donde vi “How much do your building weigh, Mr. Foster?”) o al Pequeño Cine Estudio (ahí vi “Dancing Dreams”). A menudo, los viernes repasaba los estrenos pensando en si podría ir el lunes al Renoir Cuatro Caminos o a alguna función más económica del Verdi de Bravo Murillo. Al Renoir Cuatro Caminos solía (ya escribo en pasado) ir caminando, 40-45 minutos desde casa a la ida, y casi siempre regresaba andando (otros 40-45 minutos), pocas veces en transporte público (en eso también ahorro). Esos han sido “mis cines de barrio”, más mentales que reales, todos estos años. Guardaré unos tickets que tengo por ahí. Supongo que, como son pequeños, podré llevarlos de recuerdo a donde vaya.

Hace unos días estaba pensando en el libro “La Doctrina del Shock” de Naomi Klein, que estoy por leérmelo desde antes de que ella lo presentara en Madrid (creo que aún guardo un recorte de periódico). Y me preguntaba, una vez más, hasta qué punto lo que ella refiere en el libro es aplicable a lo que estamos viviendo ahora. Aprovecho, además, y dejo constancia aquí de algo que he contado a algunas personas. A finales de octubre o principios de noviembre de 2007 una persona que residía en otro país estuvo contándome por teléfono sobre el problema de las hipotecas basura y lo que podría pasar. En ese momento yo estaba con lo de comprar un nuevo estudio tras haber vendido el mío en una isla, forzada por el traslado al no encontrar empleo en un sitio y haberlo encontrado en otro. Sería finales de noviembre o principios de diciembre cuando le comenté a (hoy ex-) colegas que este país entraría en una gran crisis, que de hecho ya estaba entrando. Y me respondieron con enfado que eso no era cierto, que la crisis sería en otro país y una persona llegó a decirme que yo decía eso porque no era de este país. Más o menos sabemos lo que ocurrió después. Lamentablemente acerté esa vez y otra más a finales de julio o principios de agosto de 2008 (quizás lo cuente aquí en otra ocasión). Todo eso antes de que, como se recordó hace pocos días en su quinto aniversario, comenzara (digo yo que “oficialmente”) la crisis a principios de septiembre con la quiebra de unos “hermanitos”. Solo agregar que sé que suena pretensioso por mi parte, a vanidad, pero fue así, y que considero una idiotez decir que alguien no es de un lugar porque no nació en ese sitio. Pienso que solo tengo esta vida, que solo se vive una vez (como dice una canción, no por ello menos sabia) y que se es de donde se vive, de los sitios en donde se vive, ya sea física y hasta fiscalmente (donde también se pagan hipotecas), o, inclusive, puede que solo mentalmente.

martes, 1 de octubre de 2013

Ada Lovelace Day 2013

“Experiment” de Cole Porter interpretada por Kevin Kline en “De-Lovely” [2:35]

Este año, el 15 de Octubre se celebra el “Ada Lovelace Day 2013”. El 24 de Marzo de 2009, tras una simple petición de Suw Charman-Anderson a la que se sumaron unas 2000 personas, éstas contribuyeron escribiendo entradas en sus blogs y columnas en periódicos, sobre mujeres del mundo de la tecnología a las que admiraban. Desde entonces, cada año se realiza una celebración de los logros conseguidos por mujeres en ciencias, tecnología, ingeniería y matemáticas (science, technology, engineering and mathematics, STEM), con el nombre de Ada Lovelace, una de las primeras personas que programó una computadora, probablemente la primera en el mundo, quien escribió programas para la máquina analítica de Charles Babbage. 

El “Ada Lovelace Day” se ha convertido en un evento internacional que cada vez consigue más seguidores en todo el mundo. MakeSpace Madrid se ha sumado a esta iniciativa y durante la tarde del 15 de Octubre, coordinado por Sara Alvarellos y Francesca Mereu, celebra el “Ada Lovelace Day 2013” con varios encuentros y actividades. Y aquí va mi invitación particular.